«A LA FRESCA» por Anna Confetti (tres viejas payasas y una silla gigante)